"Sin saberlo, todos entramos en los sueños amorosos de quienes se cruzan con nosotros y nos rodean...
así cada uno abre a todos su cuerpo y a todos se lo entrega. "
Marguerite Yourcenar

Confluencia propiciatoria.


Abro por primera vez este Cuaderno mientras cae la tarde y el año también declina. Muy a mi pesar voy también cerrando el manuscrito de mi novela La mano del Fuego. A mi pesar porque me cuesta trabajo renunciar a seguir viviendo en el mundo que me crea cada novela, en el ámbito de experimentación sensorial que la novela justifica obsesivamente.
Reviso entonces las páginas donde cuento la biografía de Ignacio L. Zaydún, un hombre sonámbulo y enamorado al que de niño le habían cortado parte de una mano por un accidente con fuegos artificiales. Similar en todo al que tuvo uno de mis abuelos. Sin embargo, en mi relato, sus amantes decían que la mano faltante le brillaba entera en la oscuridad cuando la tendía hacia ellas. Y con los cinco dedos de ese resplandor las tocaba a fondo, metiéndose en lo invisible, moviendo y conmoviendo hasta sus ideas, ya no digamos su cuerpo.
Desde su nacimiento, prematuro, fue objeto de una investigación en la cual veían si recibiendo un exceso de masajes se desarrollaba mejor. Y hoy me encuentro una nota sobre ese tipo de terapia en los niños prematuros. También invento que cuando tuvo su accidente le hicieron injertos de piel que resultaron en una hipersensibilidad asombrosa. Y, y para mi asombro, hoy mismo encuentro en las páginas del periódico La Jornada esta nota que cuenta cómo hacen injertos de piel en los quemados, tomando la piel del órgano sexual de los bebés. Del prepucio. Lo que en gran parte explicaría la hipersensibilidad de Zaydún, mi personaje.
Dice La Jornada (20 de diciembre del 2006) : "La empresa mexicana Bioskinco produce aloinjertos de piel humana que reducen hasta en 50 por ciento el tiempo de cicatrización de una herida en caso de quemaduras, úlceras, dermoabrasiones y otras afecciones de la piel. El nombre comercial del producto es Epifast, y se trata de epidermis humana criopreservada (conservada a mínimas temperaturas) que es metabólicamente activa y acelera el proceso de regeneración de la piel de los pacientes. Los aloinjertos Epifast son elaborados a partir de queratinocitos vivos, es decir, células productoras de factores de crecimiento que estimulan la proliferación de las células epiteliales del propio paciente.Los queratinocitos con los que se produce Epifast fueron obtenidos del prepucio de un recién nacido sano circuncidado, con los cuales se creó un banco de células criopreservadas."
Extraña, muy extraña confluencia.
Me marca en la piel, como un tatuaje, la existencia de esta cámara de ecos que han formado durante casi veinte años los libros de Mogador, cuya arquitectura estoy a punto de concluir. Los libros y las historias e imágenes poéticas dentro de ellos como ecos del deseo en la vida. Y luego encuentro a los lectores y sobre todo a las lectoras haciendo eco múltiple de mis historias en los libros, encontrando en esas páginas sus deseos y multiplicándolos a su vez.
Esto podría llamarse, tal vez, El deseo en una cámara de ecos.

4 comentarios:

Lili Evil dijo...

Así es, las cosas se acomodan de maneras bastante extrañas (y a veces) a nuestro placer y necesidad.

En ocasiones dan miedo tales causalidades pero qué ricas son cuando se presentan.

RDCaudilloFélix dijo...

Tengo una amiga que me habla del significado de algunos días de acuerdo con el calendario maya. Y de acuerdo con ese conocimiento mi esencia es de serpiente. En el calendario chino soy además una dragona.
Me trajo hace unos días una revista de Artes de México en la que tu estás totalmente inmerso, acerca de las serpientes.
Estas afinidades me inspiran y me divierten. Los hermanos sonámbulos sonorenses.
Tu imagen sigue brillando en el atardecer y al fondo el desierto como cuerpo de mujer .
Abrazos
Rosa Delia

Lena García feijoo dijo...

Mi estimado: estoy sonriendo. Extraña, muy extraña en verdad...
Otro beso

Norma Abúndez dijo...

Hace días traje a FB un vídeo sobre zooterapia y su uso en casos como: autismo, parálisis cerebral, problemas del lenguaje, ansiedad y depresión. Fue muy interesante ver trabajar a los perros y el disfrute que proporcionan a sus pacientes, la mayoría niños. Al leer tu cuento se me ocurrió la historia de una mujer, en depresión, curada por un mastín. Un gran mastín negro.

Besos.