"SIN SABERLO, TODOS ENTRAMOS EN LOS SUEÑOS AMOROSOS DE QUIENES SE CRUZAN CON NOSOTROS Y NOS RODEAN... ASÍ, CADA UNO ABRE A TODOS SU CUERPO Y A TODOS SE LO ENTREGA."
Marguerite Yourcenar

El texto como objeto ritual


En Mumbai, una sorpresiva lectora india, poeta de Gujarat que había vivido en Nepal, me dijo, "Leo sus libros de Mogador con frecuencia (me acompañan) y pienso en ellos en su conjunto como un objeto ritual: relatos y poemas que ayudan a pensar y a vivir; están entretejidos formando un Mandala."
Y añade, "La definición de un Mandala es esa: objetos que son bellos, imágenes codificadas que ayudan a pensar y a vivir. Y que se convierten en parte de un ritual íntimo."
El comentario de entrada me produce extrañeza. Ninguna intención esotérica anima mi proyecto. Sin embargo, la definición que ella da del objeto ritual me parece muy material: un objeto codificado que ayuda a pensar. Y, si hay suerte, ayuda a vivir.
Sin duda hay en mi ciclo de Mogador una deliberada investigación sobre el deseo y en ese sentido pretenden presentar, contar situaciones impregnadas de una implícita reflexión sobre el deseo. Pero su método es la poesía: la imagen formalmente asombrosa. Y en cierto sentido ritual: el ritual de aparición del momento poético: la epifanía, la revelación poética (como traté de explicarla en mis libro de ensayos Con la literatura en el cuerpo y Cuatro escritores rituales.
Al día siguiente fuimos al Museo de Mumbai y me mostró un tipo de mandala que se adapta en todo a la estructura de mis libros que antes he dibujado como una espiral de círculos concéntricos, con una búsqueda obstinada (casi erótico-mística) del deseo animando el recorrido. Incluso es un Mandala cuya estructura se basa nueve niveles narrativos.

Y en este mandala también, como en mi descripción del ciclo, la unión entre cada círculo concéntrico es el narrador, convertido en personaje del círculo más amplio que va envolviendo a los anteriores. El último círculo está afuera del dibujo y es el de mi ojo mirando el conjunto, o el ojo de cualquiera que se detenga ante el objeto y, simplemente, lo considere.
La dimensión de objeto que acompaña en la vida a alguien que lo lee y lo considera cercano está muy cerca algunos comentarios de lectores, y sobre todo lectoras de los libros de Mogador. Ayer mismo recibo un maravilloso comentario de una lectora, una poeta sin duda, diciendo: "Fue un día de Septiembre, el que me hizo "arribar" a uno de tus libros -el primero, para mí-.
Desde entonces, un solsticio y un equinoccio, me sumerjo en tu prosa. Afinidades electivas, mareas compartidas.He dejado que tus palabras, tus libros, entren a formar parte de mi vida.En mis viajes, he convertido tus libros en mis favoritos, transformando esas historias según los idiomas en que las leo. Lentamente, ya son parte de mi. Como el agua. Como el mar, en el que nado cada día." ¿Es eso un Mandala en el sentido que lo explica esa otra sorpresiva lectora de la India? En ambos casos, esa dimensión que adquieren los libros en la vida de quien los lee es un regalo inusitado para el escritor. Un don del que no se debe sentir merecedor sino receptor agradecido. Al escritor corresponde escuchar, sí, agradecer, también; pero sobre todo ocuparse en hacer cada vez mejor el dibujo de su mandala: una mejor obra de arte que, si sigue teniendo la suerte de encontrar lectoras así, será un mejor objeto para pensar la vida y vivirla intensamente. Y esta novela del fuego será para mí el entorno que completará mi mandala.
Gracias, nueve veces nueve, a ambas lectoras mandálicas.

6 comentarios:

eleonora dijo...

Has intuido lo que Parmenide llamó 'la sonrisa del silencio'.
Mis frases te asombran, te fascinan, y estimulan tu imaginación. La magia es que ardemos, simplemente, en la alquimia de palabras compartidas, giróvagos en una cosmogonía de pasión, sin conocerte, sin conocerme.
Extrañamente, nos hemos encontrado en la geografía del kaos.
Ya me citas. ¿Nomen omen?...

eleonora dijo...

"Te veo, iluminado en mor de un
deseo.
La muerte, el tiempo,
arrancan las hojas de mirto.
Y son invisibles, si no hay pasión,
las lenguas de fuego del viento".

Fragmento que escribí un día del año 2005, rescatado ahora de la hojarasca, para ti.

Xóchitl dijo...

Tus libros han tocado muchas vidas de maneras inusitadas, definitivamente son parte indisoluble de la mía, los leo y los releo en los momentos especiales, como para reafirmar "lo significativo" del momento.

Los comparto, los llevo conmigo, los degusto de a poquito y los devoro como si nos los fuera a leer más... En ocasiones, se me vienen a la mente pasajes que se vuelven mantras que me cobijan a cada paso.

Dulce Geisha dijo...

El lunes apenas encontre un libro tuyo, me lo tope buscando otro y entonces vi una vieja imagen que rondaba mi cabeza, un recuerdo guardado, voy leyendo sobre mandalas y tatuajes, nada me sorprende ya estos dias, es solo gritar la posibilidad de un placentero descubrimiento.

Lena García feijoo dijo...

Querido Alberto: no hay escape para ti, el hilo entre lo sagrado y lo profano es siempre muy fino, y con ese erótico, sensorial, circular de los deseos leerte es una danza por antiguos caminos. Es en lo erótico donde lo profano se sacraliza como acto, y donde no hace falta ver un dios. Fusión se es ahí, flama encendida, crisol de alquimia. No hace falta dios.

陳珊妮sammi dijo...

cool!very creative!AV,無碼,a片免費看,自拍貼圖,伊莉,微風論壇,成人聊天室,成人電影,成人文學,成人貼圖區,成人網站,一葉情貼圖片區,色情漫畫,言情小說,情色論壇,臺灣情色網,色情影片,色情,成人影城,080視訊聊天室,a片,A漫,h漫,麗的色遊戲,同志色教館,AV女優,SEX,咆哮小老鼠,85cc免費影片,正妹牆,ut聊天室,豆豆聊天室,聊天室,情色小說,aio,成人,微風成人,做愛,成人貼圖,18成人,嘟嘟成人網,aio交友愛情館,情色文學,色情小說,色情網站,情色,A片下載,嘟嘟情人色網,成人影片,成人圖片,成人文章,成人小說,成人漫畫,視訊聊天室,性愛,a片,AV女優,聊天室,情色